Tipos de visas

Historia

Asentamiento aborigen

 
División de la isla a la llegada de los europeos.

La Española o Santo Domingo fue ocupada en cuatro períodos migratorios antes de la llegada de los europeos.15 Estos pueblos provenían del norte de América del Sur, específicamente de las cuencas de los ríos Orinoco, Xingú y Tapajós (situados en Venezuela el primero y en Brasil los restantes), y de las Guayanas y que fueron migrando por vía marítima de isla en isla, de las antillas menores a las mayores.

Los más antiguos pobladores de las Antillas tenían una cultura muy rudimentaria; fueron recolectores, pescadores y cazadores y no practicaban la agricultura. Usaban instrumentos confeccionados con conchas y huesos de algunos animales y llegaron a pulir la piedra para fabricar objetos y utensilios. Este grupo es denominado Arcaico (o Pre-Cerámico, por la ausencia de alfarería) y probablemente llegaron a la isla alrededor del año 3000 a. C. A la llegada de los europeos, los arcaicos solamente se encontraban en el extremo occidental de la Península Tiburón de Haití y en el occidente de Cuba, donde eran llamados Guanahatabeyes. Los taínos los llamaban siboney (también escrito ciboney), voz que significa «hombre que vive entre las piedras o las rocas» (ciba, piedra; igney, hombre).16 La segunda oleada migratoria corresponde al grupo arahuaco pre-taíno conocido en las Antillas como igneris,15 relacionados con el estilo saladoide de las costas venezolanas. Su alfarería llegó a ser la más elaborada de todas las Antillas. Los igneris no ocuparon el interior de la isla ni llegaron a Cuba ni a Jamaica. Fueron desplazados por la tercera oleada migratoria: lo taínos, que llegaron alrededor del siglo VII de nuestra era.

Los taínos ocuparon todas las Antillas Mayores y las Bahamas. Los nombres taínos para la isla fueron Haití, Bohío y Quisqueya, que significan tierra montañosa, casa grande y gran madre de la tierra respectivamente.17 18 19 Estos desarrollaron una cultura basada fundamentalmente en la producción agrícola que les permitió realizar una apreciable actividad artesanal de objetos de barro y madera. Además, los taínos fueron excelentes escultores que confeccionaron artefactos ceremoniales de gran expresión artística.

La última oleada migratoria fue la de los caribes, que llegaron a ocupar todas las Antillas Menores pero que todavía no se habían asentado en Puerto Rico y en La Isla de Santo Domingo a la llegada de los españoles. Aparentemente los pueblos macoriges o macorizes (singular, macorix) y ciguayos, que ocupaban la Península de Samaná y el norte de la isla,16 eran grupos arahuacos diferentes a los taínos que llegaron a la isla unos 600 años antes de la llegada de los europeos.20 Estos grupos eran sumamente belicosos comparados con sus antecesores lo que quedó demostrado con su encuentro con Colón en el Golfo de las Flechas.

Llegada de Cristóbal Colón

 
Cristóbal Colón tomando posesión de La Española al momento de su llegada en 1492.

Cristóbal Colón atracó en la costa norte de la isla el 5 de diciembre del 1492, bautizándola con el nombre de La Española.21 Al continuar la exploración de la costa norte, la carabela Santa María encalló en un banco de arena; con los restos de la nave, construyó el fuerte La Navidad. Entonces Colón ordenó regresar a España, dejando una guarnición de 39 hombres al mando de Diego de Arana.

Al regresar a la isla durante su segundo viaje en 1493, Colón encontró que el fuerte La Navidad había sido atacado y destruido por indígenas a cargo del cacique Caonabo. Entonces decide construir La Isabela, la primera ciudad europea del Nuevo Mundo, y organizó varias expediciones al interior de la isla que resultaron en la construcción de algunas fortalezas y en el control del Cibao.22

Antes de partir a España, Colón dejó a cargo de la colonia a su hermano Bartolomé Colón quien, como Adelantado de la isla, fundó la ciudad de Santo Domingo en 1496. Pero los desórdenes y las sublevaciones motivaron que la Corona Española enviara a Francisco de Bobadilla para hacerse cargo de la situación, quien ordenó como primera medida la detención de Cristóbal Colón y su familia, quienes fueron embarcados hacia la Península. Le sucedió Nicolás de Ovando y luego el hijo del almirante, Diego Colón, entre los años 1509 y 1523.

Durante la conquista y colonización se estableció el primer Obispado (1504), la primera Capitanía General, el primer Virreinato y la primera Real Audiencia (1511) de toda América; se construyó la primera iglesia (Ermita del Rosario, 1496), el Hospital de San Nicolás (1503) y la primera catedral (1530), entre otras edificaciones. A través del siglo XVI, La Española gozó de buena posición económica y social; las primeras expediciones conquistadoras partían desde la isla. Pero desde finales de ese siglo y después de la conquista de los grandes territorios de América del Norte y América del Sur, la isla fue quedando relegada a un segundo plano, hundiéndose cada vez más en la pobreza y el olvido.

Esclavitud

Con la conquista y colonización de la isla, los españoles empezaron a importar grandes contingentes de esclavos africanos para sustituir a la mano de obra nativa, muy mermada por las guerras, brutales condiciones de trabajo y epidemias. Aproximadamente un 80 o 90% de la población nativa murió en el primer siglo de la conquista. Por su parte, entre 1492 y 1870 se importaron unos 30.000 africanos al territorio dominicano.23

Hasta la conquista de Jamaica por los corsarios ingleses del almirante William Penn y el general Robert Venables, en 1654 los españoles solo tenían un control permanente de la zona sureste de la isla, dejando un amplio sector del centro y el norte de la isla, regiones muy montañosas, como lugares donde africanos y tainos, esclavos en las plantaciones, pudieran fugarse.24 Tanto en las plantaciones como en los pueblos aislados de fugados se producirá un fuerte mestizaje entre indígenas y africanos y también europeos.24 De este mestizaje junto al dominio social, cultural y económico del elemento europeo se constituira la base de la identidad nacional de los dominicanos.25 Se estima que la población de la colonia en 1777 era de 400.000 personas, de los cuales 100.000 eran europeos y criollos, 60.000 africanos, 100.000 mestizos, 60.000 zambos y 100.000 mulatos.24

La esclavitud fue una institución social que existió en toda América. En la provincia española de Santo Domingo los esclavos nunca fueron la mayoría de la población, con el máximo ratio de 2-10; es decir, en su tiempo de apogeo, sólo 2 de cada 10 personas eran esclavas y de los 8 restantes, 4 eran blancos y 4 era gente libre, de color, en esencia mulatos. Es así como en 1785 la población rondaba los 150.000 y sólo 30.000 eran esclavos, evidenciando que no sólo la mayoría de la población vivía en libertad, sino también que la mayoría de los blancos no eran esclavistas y la mayoría de la gente de color eran libres. Por esto, cuando los haitianos liberan a los esclavos en la invasión de 1822, fue un acto inconsecuente para la mayoría de la población tanto blanca y especialmente la de color, considerando que los esclavos eran una pequeña minoría.[cita requerida]

Otro aspecto de la esclavitud se debe a que la mayoría laboraban en hatos ganaderos y en servicios domésticos, la naturaleza de estos labores hizo que los esclavos recibieran un trato mucho más humano comparado a los esclavos en otras colonias. Según Sánchez Valverde, para 1785 los esclavos se pasaban la mayor parte del año atendiendo sus propios conucos y trabajando como jornaleros para su sustento, ya que sus amos no podían costearse todo el costo para mantenerlos. La comida del amo y del esclavo era la misma, lo que hacía del esclavo de Santo Domingo en uno de los mejores alimentados. Esa combinación de pobreza, trato más humano e igualdad en la comida, hizo que en Santo Domingo los esclavos vivieran hasta la vejez y no se requería importaciones constantes ni cuantiosas de esclavos nuevos. También ayudó mucho en menguar los prejuicios, dando lugar a una creciente población Mestiza y libre, que con el tiempo se convertiría en la mayoría de la población dominicana.

La abolición definitiva de la esclavitud se efectuó en 1822, durante la ocupación haitiana del territorio dominicano.

División de la isla

En 1586, el inglés Francis Drake atracó en la isla y saqueó la ciudad de Santo Domingo. Entre 1605 y 1606 se llevó a cabo un proceso de despoblamiento de la parte oeste de la isla, en lo que se conoció como las Devastaciones de Osorio. Recibió ese nombre porque el proceso fue implementado por Antonio de Osorio, entonces gobernador español de la isla, lo cual dio inicio al proceso de poblamiento gradual de la parte oeste de la isla por parte de bucaneros y filibusteros franceses.

Hacia 1630, franceses, holandeses e ingleses se apoderaron de la isla de la Tortuga. Desde esa isla los franceses comenzaron la penetración en la parte occidental de La Española. En 1697, por el Tratado de Ryswick, España cedió a Francia esa parte de la isla, actual Haití. A la parte oriental de la isla, para ser diferenciada de la colonia francesa de Saint Domingue, se le llamó Santo Domingo Español o Santo Domingo Oriental.

En 1777, con el tratado de Aranjuez, se fijan los límites entre la parte francesa y la española.

Dominio francés

El 16 de agosto de 1791, se extendió una sublevación de esclavos en la colonia francesa que rápidamente fue sofocada por la marina y los efectivos franceses. El 22 de julio de 1795, al final de la Guerra del Rosellón contra la Primera Coalición, la Francia Revolucionaria consiguió, con el Tratado de Basilea, que España se viese obligada a renunciar a su soberanía en toda la isla, pasando así a manos francesas.

En 1801 se reanudó la insurgencia de los esclavos. Toussaint Louverture avanzó sobre la parte oriental de la isla y llegó a la capital, Santo Domingo, acompañado por un numeroso ejército, pero fue rechazado. Ese mismo año, capturaron a Santo Domingo, tomando el control de toda la isla, pero en 1802 un ejército enviado por Napoleón capturó a Louverture y lo envió a Francia como prisionero. Sin embargo, los lugartenientes de Toussaint Louverture, y la fiebre amarilla, lograron expeler a los franceses de nuevo de Saint-Domingue. El 1 de enero de 1804, mientras Jean-Jacques Dessalines proclamaba la independencia de Haití, comenzó en Santo Domingo el periodo francés, bajo la administración de Louis Marie Ferrand.

En 1805, Henri Christophe y Dessalines tomaron la ciudad de Santiago y después se dirigieron a Santo Domingo con un numeroso ejército, pero ante la resistencia de Ferrand se vieron obligados a retirarse. Durante esta invasión numerosos pueblos dominicanos por las bandas sur y norte se vieron reducidos a cenizas, los habitantes que no pudieron huir a tiempo fueron degollados, las mujeres violadas, sus hijos degollados. En la orilla del río Esperanza los haitianos violaron a todas las mujeres y niñas dominicanas que llevaban como prisioneras a Haití. Ya en Haití, los haitianos sometieron a la población captiva dominicana a la esclavitud, les mataron sus niños y niñas de las formas más crueles y siguieron violando y matando a las mujeres. Los numerosos atropellos y los excesos cometido por los haitianos durante esta invasión aún perduran en la memoria de los dominicanos y en muchas familias que descienden de personas que por obra milagrosa pudieron sobrevivir esa calamidad.

En 1808, tras la invasión napoleónica de España, los criollos de Santo Domingo encabezados por el soldado Juan Sánchez Ramírez se rebelaron contra el dominio francés y, con la ayuda de Gran Bretaña (aliado de España) y Haití, en la denominada Batalla de Palo Hincado.

El 11 de julio de 1809, los administradores franceses capitularon. Las tropas inglesas ocuparon la ciudad de Santo Domingo, hasta que en agosto del mismo año abandonaron el sector y la parte oriental volvió a ser nominalmente colonia de España. Así se inició el período conocido como la España Boba, es decir, de escasa o nula intervención metropolitana en los asuntos de la colonia, lo que duró hasta 1821.

Breve independencia y posterior ocupación haitiana

Inspirado por las ideas liberales, José Núñez de Cáceres conspira contra España en la parte oriental, y el 1 de diciembre de 1821 proclama la independencia de esta parte de la isla, creando así el Estado Independiente del Haití Español. Esto se recoge en la historia como Independencia Efímera, pues tan sólo en tres meses el General haitiano consolida su dominación sobre toda la isla. El nuevo sistema se oponía ampliamente por los agricultores dominicanos, aunque se produjo un auge en la producción de azúcar y café.

 
Jean Pierre Boyer

Todos los niveles de la educación se desplomaron, la universidad fue cerrada, ya que los hombres jóvenes dominicanos de 16 a 25 años de edad fueron reclutados por el ejército haitiano, además fueron privados de alimentos. La ocupación de las tropas de Boyer, que eran en gran parte dominicanos, quienes no recibían paga tuvieron que dedicarse a saquear a los civiles dominicanos. Haití impuso un tributo al pueblo dominicano. Muchos huyeron de Santo Domingo a Puerto Rico y Cuba (ambos aún bajo el dominio español), Venezuela y otros países. Al final, la economía y la fiscalidad se hicieron más onerosas.

Con la llegada de Boyer a la parte oriental de la isla se abolió la esclavitud y se planteó una profunda reforma agraria. También se impuso el Código Rural, el cual prohibía que los antiguos esclavos salieran de las propiedades de sus amos sin el permiso del dueño y de las autoridades haitianas, efectuando así la nulidad de la liberación de los esclavos. Además que el Código Rural de Boyer tenía implicaciones para la población de color dominicana que era libre, la cual era la mayoría de la gente de color, por lo que aumentó el descontento del régimen boyerista entre los dominicanos de todos los colores y clases Con esto se da inicio a la Dominación Haitiana, el 9 de febrero de 1822. En la parte oeste de la isla se inician conspiraciones contra Boyer a partir de 1827, las que obligan a que salga al exilio en enero de 1843.

Independencia

 
Juan Pablo Duarte guía y líder de los trinitarios y propulsor de la guerra por la independencia dominicana.

En el este también se inicia un proceso revolucionario contra el dominio haitiano encabezado por liberales, entre ellos Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez. Se funda el movimiento clandestino La Trinitaria el 16 de julio de 1838. Cuando Charles Hérard llega al poder, se inicia la persecución de los Trinitarios. Para esta época había grupos que querían la anexión a Inglaterra, Francia o España. Estos grupos se anteponen a las ideas independentistas de los Trinitarios.

En 1843, aunque Duarte no estaba, los trinitarios no cejaban en sus acciones y en la causa de la libertad del país. Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y Vicente Celestino Duarte dirigían a los trinitarios, quienes casi sin recursos hacían circular las ideas en hojas manuscritas, para organizarse y sumar adherentes a las ideas separatistas.

 
Bandera usada por los trinitarios para declarar la independencia en 1844

El 16 de enero de 1844, fue redactada por Tomás Bobadilla y Briones, la Manifestación de los pueblos de la parte Este de la isla, en la que se enunciaban las causas de su separación de Haití. Esta Manifestación sería la ley que regiría la república recién proclamada hasta que se promulgara su constitución el 6 de noviembre.

 
Francisco del Rosario Sánchez tomó el liderazgo en la guerra por la independencia dominicana tras la ausencia de Juan Pablo Duarte.
 
Matías Ramón Mella encargado de dar el trabucazo de libertad la noche del 27 de febrero de 1844 en la Puerta de la Misericordia.

La noche del 27 de febrero de 1844, se congregaron poco a poco pequeños grupos de patriotas que provenían de las distintas zonas de Santo Domingo. El comienzo de la acción separatista radical fue indicado por un "trabucazo" disparado por Matías Ramón Mella en la Puerta de La Misericordia, y que fue oído por todos los habitantes de la ciudad.

Aunque Juan Pablo Duarte, el Padre de la Patria, se hallaba ausente, la noche del martes 27 de febrero de 1844, en la Puerta del Conde, la República Dominicana fue proclamada por Francisco del Rosario Sánchez, jefe del movimiento tras la ausencia de Juan Pablo Duarte, Tomás Bobadilla y Briones, representante de los conservadores, Matías Ramón Mella, Manuel Jimenes, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello, Gabino Puello, Eusebio Puello, Eduardo Abreu, Juan Alejandro Acosta, Remigio del Castillo, Jacinto de la Concha, Tomás de la Concha, Cayetano Rodríguez, Félix María del Monte, y otros, quienes expresarían a las autoridades haitianas su indestructible resolución de ser libres e independientes, a costa de sus vidas y sus intereses, sin que ninguna amenaza sea capaz de retractar su voluntad.

Ese 27 de febrero se izó la Bandera Dominicana en la Puerta del Conde. Ondeó en la ciudad de Santo Domingo la bandera bordada por Concepción Bona y María Trinidad Sánchez. La bandera había surgido de un proyecto presentado por Juan Pablo Duarte, aprobado el 16 de julio de 1838 en La Trinitaria, donde se presentaron los colores y la forma de la enseña que representaría al nuevo estado.

La naciente república quedó dirigida por una Junta Central Gubernativa bajo el poder de los conservadores hasta el 14 de noviembre de 1844 en que Pedro Santana es elegido Primer Presidente Constitucional de la República Dominicana.

Las décadas que siguieron estuvieron llenas de tiranía, el partidismo, las dificultades económicas, los rápidos cambios de gobierno, y exilio político. Durante varios años los haitianos realizaron varias invasiones (1844, 1845-49, 1849-55, y 1855-56), pero que fueron frustradas por el Ejército Dominicano. Mientras tanto, los archirrivales Santana y Báez se alternaron el poder la mayor parte del tiempo, ambos gobernando el país de manera arbitraria. Promovieron planes para anexar la nueva República a otra potencia: Santana favorecía a España, y Báez a los Estados Unidos.

BATALLAS POR LA INDEPENDENCIA
BatallaFechaLugar
Primera Campaña
Fuente del Rodeo 13 de marzo de 1844 Baoruco
Cabeza de Las Marías y Las Hicoteas 18 de marzo de 1844 Neiba
Azua
Batalla del 19 de marzo 19 de marzo de 1844 Azua
Batalla del 30 de marzo 30 de marzo de 1844 Santiago
El Memiso 13 de abril de 1844 Azua  
Puerto Tortuguero  15 de abril de 1844 Azua
Segunda Campaña
Cachimán 17 de junio de 1845   Haití
La Estrelleta 17 de septiembre de 1845   Elías Piña
Beller 27 de octubre de 1845 Dajabón
Tercera Campaña
El Número 17 de abril de 1849 Azua
Las Carreras 21 de abril de 1849 Azua
Cuarta Campaña
Santomé 22 de diciembre de 1855 San Juan
Cambronal 22 de diciembre de 1855 Neiba
Sabana Larga 24 de enero de 1856 Dajabón

A este período de la historia se le llamó Primera República, que comprende desde la formación de la nación, el 27 de febrero de 1844 hasta la anexión a España en 1861.

Anexión a España y restauración

 
Gregorio Luperon luchó contra las pretensiones de Pedro Santana para recuperar la soberanía dominicana.

En 1861, después de encarcelar, silenciar, exiliar, y ejecutar a muchos de sus oponentes y por motivos políticos y económicos, Pedro Santana firmó un pacto con la Corona Española y revirtió la nación dominicana al estado colonial, el único país americano en hacerlo. Su propósito ostensible era proteger a la nación de otra anexión de Haití. Pero los opositores lanzaron la Guerra de la Restauración en 1863, dirigida por Santiago Rodríguez, Benito Monción, y Gregorio Luperón, entre otros. Haití, por temor de que España volviera como potencia colonial en su frontera, dieron refugio y suministros a los revolucionarios. Los Estados Unidos, que en ese entonces tenían su guerra civil, protestaron enérgicamente por la acción española. Después de dos años de lucha, España abandonó la isla en 1865.

Los conflictos políticos reinaron de nuevo en los años siguientes; regía un estado de guerra, las revueltas militares eran muy comunes, y la nación acumulaba más y más deuda. Tras tomar Báez posesión, tramaba su plan de anexión del país a los Estados Unidos, donde el gobierno de ese entonces le dio su apoyo. El presidente de los Estados Unidos Ulysses S. Grant pidió una base naval en Samaná y también un lugar para el asentamiento de los negros recién liberados. El trato, que incluía el pago por EE.UU. de US $ 1,5 millones para la amortización de la deuda dominicana, fue rechazada en el Senado de Estados Unidos en 1870.

Báez fue derrocado en 1874, regresó y volvió a ser derrocado, pero esta vez para siempre en 1878. Una nueva generación de políticos surgió, con la eliminación de Santana (quien murió en 1864) y Báez de la escena política. Una relativa paz llegó al país en la década de 1880, que vio la llegada al poder del general Ulises Heureaux.

"Lilís", como fue apodado el nuevo presidente, disfrutó de un breve período de popularidad. Fue, sin embargo, "un simulador", que metió a la nación en una deuda profunda, mientras utilizaba la mayor parte de las ganancias para su uso personal y para mantener su estado policial. Heureaux fue un rampante déspota e impopular. En 1899 fue asesinado. Sin embargo, la relativa calma después de su muerte permitió una mejoría en la economía dominicana. La industria azucarera se modernizó, y el país atrajo a trabajadores extranjeros y los inmigrantes, tanto desde del Viejo Mundo como del Nuevo.

A partir de 1902, los gobiernos de periodos cortos volvieron, el poder era usurpado por caudillos en las regiones del país. Por otra parte, el gobierno dominicano estaba en bancarrota y sin poder pagar las deudas que dejó Heureaux, ante la amenaza de una intervención militar de Francia y otras potencias acreedoras de Europa.

Primera ocupación estadounidense

 
El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en momento que desembarca en suelo dominicano en 1916

El presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt trató de impedir la intervención europea, en gran parte para proteger las rutas del futuro Canal de Panamá, el canal ya estaba en construcción. Hizo una pequeña intervención militar para protegerse de las potencias europeas, proclamó su famoso Corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe, y en 1905 obtuvo el acuerdo dominicano para que EE.UU. tomara la administración de las aduanas dominicanas, para ese entonces, la principal fuente de ingresos para el gobierno dominicano. Un acuerdo de 1906 preveía una duración de 50 años. Los Estados Unidos acordaron utilizar parte de los ingresos de aduanas para reducir la inmensa deuda exterior de la República Dominicana, y asumieron la responsabilidad de dicha deuda.

Después de seis años en el poder, el presidente Ramón Cáceres (que había asesinado a Heureaux) fue asesinado en 1911. El resultado fue varios años de gran inestabilidad política y una guerra civil. Con la mediación de EE.UU. bajo las administraciones de William Howard Taft y Woodrow Wilson respectivamente, se logró un breve respiro. El estancamiento político que hubo en 1914 se rompió después del ultimátum que le dio Wilson a los dominicanos para que eligieran un presidente o los EE.UU. impondrían uno. Fue elegido un presidente provisional, y más tarde el mismo año en elecciones relativamente libres fue elegido el ex presidente Juan Isidro Jimenes Pereyra. A fin de lograr un gobierno con más apoyo, con personas identificables Jimenes nombró varios opositores en su gabinete. Pero esto no trajo la paz, además con su ex Secretario de Guerra Desiderio Arias maniobrando para deponerlo y pese a una oferta de EE.UU. para ayudarlo militarmente en contra de Arias, Jimenes, renunció el 7 de mayo de 1916.

Pero unas negociaciones entre los seguidores de Juan Isidro Jimenes (Jimenistas) y los seguidores de Horacio Vásquez (Horacistas) fue designado en la presidencia Francisco Henríquez y Carvajal. No obstante, el nuevo presidente estaba en desacuerdo con la intervención.

Wilson ordenó la ocupación de República Dominicana. El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos desembarcaron el 16 de mayo de 1916, y tomaron el control del país dos meses después. El gobierno militar establecido por los EE.UU., encabezado por el contralmirante Harry Shepard Knapp, fue repudiado ampliamente por los dominicanos. Algunos puestos en el gabinete tenían que ser cubiertos por funcionarios de la Armada de los Estados Unidos, los dominicanos se negaron a servir en la administración. Se impuso censura y límite al discurso público.

Pero el régimen de ocupación, mantuvo la mayoría de las leyes e instituciones dominicanas, en gran parte, reactivó la economía, redujo la deuda dominicana, construyó una red de carreteras que por fin interconectaban todas las regiones del país, y creó una profesional Guardia Nacional.

La oposición a la ocupación continuaba, sin embargo, y después de la Primera Guerra Mundial se incrementó en los EE.UU. el mismo descontento. Allí, el presidente Warren G. Harding (1921-1923), sucesor de Wilson, trabajaba para poner fin a la ocupación, como había prometido hacer durante su campaña.

El vencedor fue el ex presidente Horacio Vásquez Lajara, quien habían cooperado con los EE.UU. Vásquez dio al país seis años de buen gobierno, en el que los derechos políticos y civiles se respetaron y la economía creció fuertemente, en un ambiente tranquilo.

La era de Trujillo

 
Rafael L. Trujillo impuso una dictadura de 31 años en el país (1930-1961)

Horacio Vásquez confiaba ciegamente en Trujillo y por eso nunca supo sus verdaderas intenciones, incluso lo nombró como su militar de confianza. También le encargó que luchara contra Estrella Ureña, quien era Secretario de Estado, y había abandonado las filas horacistas, ya que éste se oponía a la reelección de Vásquez; pero éste desconocía que Trujillo ya había tramado un plan para derrotarlo junto a Estrella Ureña.

Durante el gobierno de Horacio Vásquez, Trujillo ostentaba el rango de Teniente Coronel y era Jefe de la Policía. Este cargo le ayudó a poner en marcha sus planes de derrotar el gobierno de Vásquez. Trujillo contó con el apoyo de Carlos Rosario Peña, quien formó el Movimiento Cívico, el cual tenía como objetivo principal derrotar el gobierno de Vásquez.

Cuando Vásquez intentó ganar un nuevo mandato, los opositores se rebelaron en febrero de 1930, en alianza secreta con el comandante del Ejército Nacional (la antigua Guardia Nacional), el general Rafael Leonidas Trujillo Molina, por el cual este último se mantuvo "neutral" frente a la rebelión, mientras que Vásquez renunció y se va al exilio; entonces es juramentado como presidente provisional Estrella Ureña el día 3 de marzo de 1930. Durante los 5 meses de presidente, fueron derogadas todas las leyes que impedían que Trujillo aspirase a la presidencia; de esa manera Trujillo pudo aspirar a las elecciones presidenciales de ese entonces y no solo eso, sino que a todo esto se unió el acoso y represión de todos los candidatos que aspiraban, así como a los seguidores de éstos. Durante la campaña electoral, Trujillo utilizó el ejército para desatar todo tipo de represión, obligando así a sus contrincantes a retirarse de la contienda electoral. Trujillo se puso de pie para elegirse a sí mismo, y en mayo fue elegido presidente prácticamente sin oposición, después de una violenta campaña contra sus oponentes.

Rafael Leónidas Trujillo Molina asciende el poder el 16 de agosto de 1930, tras las manipulaciones que hizo en complicidad con Rafael Estrella Ureña quien fue electo su vicepresidente y acataba todas sus directrices.

Hubo un crecimiento económico considerable durante el largo régimen de Trujillo, aunque una gran parte de la riqueza fue tomada por el dictador para sus necesidades personales. Se avanzó en la atención sanitaria, educación y transporte, con la construcción de hospitales y clínicas, escuelas, caminos y puertos. Trujillo también llevó a cabo un programa de construcción de viviendas e inició un importante plan de pensiones. Por último, puso fin al préstamo que había con los EE. UU. de 50 años de administración de la aduana en 1941, el cual estaba pautado terminar en 1956. Hizo que el país quedara libre de deudas en 1947.

Esto estuvo acompañado por la represión absoluta y abundantes asesinatos, tortura y métodos terroristas contra la oposición. Por otra parte, la megalomanía de Trujillo se vio en el cambio de nombre de la capital, Santo Domingo a "Ciudad Trujillo", también la montaña más alta del país y del Caribe la renombró de Pico Duarte a "Pico Trujillo", además de varios pueblos y una provincia. Algunos otros lugares los rebautizó con nombre de miembros de su familia. Al final de su primer mandato en 1934 era la persona más rica del país, uno de los más ricos del mundo en la década de 1950, y casi en el final de su régimen su fortuna estaba estimada en $800 millones.

En 1937, Trujillo (el cual tenía ascendencia haitiana), en un evento conocido como la Masacre del Perejil, ordenó al Ejército matar a los haitianos que vivían en la zona fronteriza. El Ejército mató a unos 17.000 a 35.000 haitianos de más de seis días, desde la noche del 2 de octubre de 1937 a 8 de octubre de 1937. Para evitar dejar pruebas de la implicación del Ejército, los soldados utilizaban machetes en vez de balas. Los soldados de Trujillo interrogaban a cualquier persona con piel oscura, utilizando el Shibboleth "perejil" para diferenciar a los haitianos de los dominicanos cuando era necesario, la "r" de perejil era de difícil pronunciación para los haitianos. Como resultado de la masacre, la República Dominicana acordó pagar como indemnización a Haití la cantidad de 750.000 dólares, luego reducida a 525.000 dólares.

El 25 de noviembre de 1960 Trujillo mandó a asesinar a tres de las cuatro hermanas Mirabal, apodadas Las Mariposas. Minerva aspiraba a ser abogado quien estaba opuesta a la dictadura, pero Trujillo ya había comenzado a acosarla sexualmente. Las hermanas han recibido muchos honores a título póstumo, y tienen muchos recuerdos en varias ciudades de la República Dominicana. Salcedo, su provincia natal, cambió su nombre a la provincia Hermanas Mirabal. El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se celebra en su honor el día de su muerte.

Durante mucho tiempo, los EE.UU. apoyaron el gobierno de Trujillo, al igual que la Iglesia católica y la élite dominicana. Este apoyo persistió a pesar de los asesinatos de políticos de la oposición, la masacre de los haitianos, y de las conspiraciones de Trujillo contra otros países. Los EE.UU. finalmente rompieron con Trujillo en 1960, después de que agentes de Trujillo trataran de asesinar al presidente venezolano, Rómulo Betancourt, un crítico feroz de Trujillo. Fue asesinado el 30 de mayo de 1961.

Post Trujillo

Después de la muerte de Trujillo, el país pasó por varias direcciones políticas entre las que se encuentran la del profesor Juan Bosch, quien asumió el cargo en febrero de 1963, pero fue derrocado a los 7 meses en septiembre debido a sus intenciones de reformas sociales y a su supuesta inclinación marxista. Un Triunvirato representante de la oligarquía neotrujillista sustituiría a la primera experiencia democrática dominicana después de 31 años de dictadura. Después de diecinueve meses de gobierno militar, una rebelión en favor de Bosch estalló en abril de 1965.

El presidente de EE.UU. Lyndon Johnson, preocupado por una posible revuelta por los comunistas, que podrían crear una "segunda Cuba", envió marines día más tarde, seguido inmediatamente por la 82ª División Aerotransportada y otros elementos del XVIII Cuerpo Aerotransportado en la Operación Powerpack. "No nos proponemos quedarnos aquí sentado en una mecedora de brazos y dejar que los comunistas implementen cualquier gobierno en el hemisferio occidental" dijo Johnson. Prontamente se les unieron comparativamente pequeños contingentes de la Organización de los Estados Americanos. Todos ellos permanecieron en el país durante más de un año y se fueron después de supervisar las elecciones del año 1966 ganadas por Joaquín Balaguer, quien había sido el último presidente títere de Trujillo.

Los doce años de Balaguer

 
Joaquín Balaguer fue presidente del país en los periodos (1966-1978) y (1986-1996), además de ser presidente títere durante la dictadura de Trujillo.

En 1966 Joaquín Balaguer ascendió al poder y se mantuvo en él durante un periodo de 12 años, en un período de mano dura, durante el cual dicen que se valió de fraudes electorales, al mismo tiempo que utilizaba la represión sobre sus opositores políticos con el objetivo de que la competencia fuera prácticamente nula y legitimar su reelección "democráticamente". Su gestión fue un período de represión de los derechos humanos y las libertades civiles. Su gobierno fue muy criticado por una creciente disparidad entre ricos y pobres. Fue, sin embargo, elogiado por un ambicioso programa de infraestructura, que incluye grandes proyectos de viviendas, complejos deportivos, teatros, museos, acueductos, caminos vecinales, carreteras, y el monumento Faro a Colón.

Para las elecciones del año 1970 se suscitó una crisis política cuando el vicepresidente de la República de ese entonces, el Lic. Francisco Augusto Lora disgustado con el presidente Balaguer ya que entendía le tocaba su turno para encabezar la boleta electoral como candidato presidencial por el Partido Reformista, se da cuenta que el Dr. Balaguer quiere repostularse y optar por un nuevo mandato y no daría marcha atrás en sus aspiraciones, y eso lo lleva a fundar otro partido político, el Movimiento de Integración Democrática, MIDA, dejando de asistir al Palacio Nacional.

Ante esa situación, y agravada además por la presión política de los partidos de oposición, el Dr. Balaguer expuso que dejaría temporalmente la presidencia de la República para que el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, el Dr. Manuel Ramón Ruiz Tejada.

Rápidamente Ruiz Tejada discrepó públicamente los criterios del presidente Balaguer y afirmó que sólo asumiría como encargado del Poder Ejecutivo, si se producía la ausencia temporal del presidente y el vicepresidente de la República, tal y como lo disponía el artículo 58 de la Constitución dominicana.

Los acontecimientos se sucedieron rápidamente y el 17 de abril de 1970, Ruiz Tejada después del presidente Balaguer firmar un acuerdo con los partidos políticos de la oposición, asumió como Presidente Interino e inmediatamente dispuso la "neutralización política absoluta y efectiva de la administración pública para garantizar la imparcialidad necesaria en el proceso electoral". Manuel Ramón Ruiz Tejada, presidente de la Suprema Corte de Justicia en Ejercicio del Poder Ejecutivo, desempeñó sus funciones a plenitud y sin limitaciones en su ejercicio, sin que se produjeran presiones del presidente en licencia y realizando una gestión alabada por todos los sectores y fuerzas vivas de la nación. Al cabo de 36 días entregó el mando a Joaquín Balaguer y reasumió sus funciones judiciales (1966-1974).

El 12 de enero de 1972 tuvo lugar el enfrentamiento armado del grupo revolucionario conocido como Los Palmeros o Comandos de la Resistencia', contra las intenciones del presidente Joaquín Balaguer de re-instaurar un gobierno similar al recién derrocado régimen de gobierno trujillista en el cual se formó, violando el derecho del pueblo al ejercicio político democrático. El enfrentamiento tuvo lugar en el kilómetro 14 de la autopista Las Américas, Santo Domingo.

Los Palmeros fueron: Amaury Germán Aristy, Bienvenido Leal Prandy, también conocido como La Chuta, Ulises Cerón Polanco y Virgilio Perdomo Pérez. Este grupo formaba parte de la estrategia de apoyo militar al General Francisco Alberto Caamaño Deñó, líder de las fuerzas opositoras a la intervención militar estadounidense, en sus intenciones de derrocar a Joaquín Balaguer y llevar a cabo una revolución social en el país, también contaba con la membresía a nivel directivo de Miguel Cocco Guerrero.

1978-presente

Durante las elecciones del año 1978, resultó electo Antonio Guzmán Fernández por el Partido Revolucionario Dominicano. Su mandato se caracterizó por ser uno de los más liberales que había tenido el país en décadas y desde el gobierno de Juan Bosch. Su mandato culmina cuando Guzmán se suicida el día 4 de julio de 1982. Fue sucedido por el vicepresidente de turno, Lic. Jacobo Majluta, quien gobernó por 43 días de manera interina. La elección presidencial de ese año fue ganada por su compañero de partido Salvador Jorge Blanco.

En 1986 retomó el poder Joaquín Balaguer, quien tenía cerca de 80 años. En 1990 resultó reelegio Joaquín Balaguer en unas elecciones empañadas por denuncias de fraude. En 1994, Joaquín Balaguer resultó nuevamente vencedor en las elecciones contra José Francisco Peña Gómez y Juan Bosch, variando el panorama electoral solamente desde el punto de vista de los partidos opositores. Como resultado de las denuncias de fraude, se hizo una Reforma constitucional recortando el período presidencial a dos años y acordando la celebración de elecciones en 1996. Ese año, con el apoyo de Joaquín Balaguer y el Partido Reformista Social Cristiano en un coalición llamada Frente Patriótico, resultó electo Leonel Fernández del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Este gobierno se caracterizó por el crecimiento macroeconómico y la privatización de las empresas del Estado a través de la inversión extranjera. Esta administración respaldo el proceso de modernización del sistema judicial, transparentando la conformación de una Suprema Corte de Justicia independiente. Asimismo se realizaron esfuerzos por la reforma y modernización de los demás estamentos del Estado. Además, se restablecieron las relaciones con Cuba y se firmó el Acuerdo de Libre Comercio con Centroamérica, el cual fue la génesis para la firma de DR-CAFTA.

 
Hipólito Mejía fue presidente de la nación en el periodo 2000-2004, intentando reelegirse en las siguientes elecciones perdiendo de Fernández

En 2000, Hipólito Mejía ascendió al Poder Ejecutivo por el Partido Revolucionario Dominicano. Su gobierno estuvo marcado por grandes reformas económicas y sociales, aparte de una descentralización del presupuesto nacional. Entre las leyes creadas en este período se destacan la de Seguridad Social, el Código Monetario y Financiero, Mercado de valores, Electricidad, Comercio electrónico, Ley de Policía, Medio Ambiente, Salud pública, Cámara de Cuentas, Ley de Seguros, Independencia Administrativa y Presupuestaria del Poder Legislativo y Poder Judicial; además, creación de la Provincia Santo Domingo y sus municipios, mayor partida presupuestaria para los ayuntamientos, así como otras leyes. Esto le significó en las elecciones del año 2002, obtener una mayoría congresional y municipal. En este período se levantaron grandes estructuras deportivas para los Juegos Panamericanos de 2003.

Al gobierno del presidente Mejía le tocó negociar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, principal socio comercial. También promovió diversas medidas comerciales, llamada popularmente "Paquetazo Económico". Este "paquetazo" estuvo acompañado de una serie de medidas sociales, como ayudas a productores agrícolas, subsidios a la tarifa eléctrica, construcción de calles, aceras, caminos vecinales, etc., así como subsidios a familias pobres cuyos hijos asistían a las escuelas, así como creación de nuevos impuestos y aumentos de los ya existentes.

 
Leonel Fernández fue presidente del país en tres periodos constitucionales (1996-2000), (2004-2008) y debido a una reelección (2008-2012)

En 2003 los efectos de la quiebra de tres entidades bancarias cuyos ahorrantes fueron protegidos por el gobierno quien financió esta situación creando inflación. Esto provocó una fuerte crisis económica acompañada de la devaluación de la moneda y salida de capitales, inestabilidad que llevó a la quiebra muchas empresas. Con la mayoría congresional obtenida en el año 2002, el presidente Mejía impulso una reforma constitucional que restableció la posibilidad de la reelección presidencial la cual había sido abolida en el año 1994 a solicitud de su propio partido. Esta reforma le ocasionó problemas al interno de su partido provocando una división dentro de sus principales dirigentes.

En 2004, Leonel Fernández ganó con un 57.11% de los votos las elecciones presidenciales al presidente Hipólito Mejia. Al iniciar su segundo mandato presidencial, se esforzó en combatir la crisis económica logrando restablecer la estabilidad macroeconómica manifestándose entre otras cosas a través de la reducción de la tasa de cambio del dólar y retorno de la confianza en la economía.

La gestión del presidente Fernández consistió en mejorar el sistema de transporte colectivo de Santo Domingo, se construyó la primera línea del Metro; la terminación de las principales vías de comunicación hacia los polos turísticos del país; la construcción de nuevas escuelas o la construcción de más aulas, así como la dotación de centros de informática con computadoras modernas e Internet a las comunidades en coordinación con las escuelas, las iglesias o los clubes. Continuó su programa de modernización del estado fortaleciendo la formulación y ejecución de presupuesto e impulsando leyes para transparentar la adquisición pública de bienes y servicios.

En 2008, Leonel Fernández es reelecto como presidente, venciendo a su más destacado contendor, Miguel Vargas Maldonado candidato por el Partido Revolucionario Dominicano, logrando así su tercer período de gobierno (segundo consecutivo) 2008-2012. En las elecciones municipales y congresionales del año 2010, el Partido de la Liberación Dominicana logró 31 de 32 senadurías y 92 de 155 ayuntamientos. Danilo Medina, del mismo partido PLD fue elegido presidente en 2012 bajo la promesa de invertir más en programas sociales y educación.

Siguenos en las redes sociales

 FACEBOOK  GOOGLE+  YOUTUBE  PREGUNTAS?